¿ES FALSO MI DENARIO?
Guía para la autentificación de las monedas de plata de la Antigüedad

Capítulo 4
FALTAS DE CONCORDANCIA EN EL ESTILO
 

Abundando en el caso muy frecuente de las falsificaciones obtenidas a partir de cuños falsos producidos artísticamente (que por el momento son la mayoría), hemos de adquirir la capacidad de entrenar nuestros ojos para poder detectar esas diferencias de estilo de las que hablábamos.

En efecto, un falsificador actual está influenciado por su época, del mismo modo en que lo estaba por la suya un abridor de cuños de la antigua Roma, y eso debe notarse a la hora de plasmar un retrato, una figura o una letra en un cuño. El instrumental, por su parte, tampoco es el mismo, lo que unido a lo anterior hace que una moneda diseñada en la antigüedad no sea igual que una moderna que la imite. En ocasiones, a esto se suma que las formas de acuñación moderna también suelen dejar unas señales distintas a las que quedaban en los denarios acuñados en la antigüedad.

Solo existe una forma de adquirir la habilidad de evaluar si el estilo del retrato o las letras de una moneda es correcto, y es ver miles y miles de ellas. Afortunadamente, vivir en la era de Internet nos concede el privilegio, hasta hace poco reservado solo a numismáticos y coleccionistas de élite, de poder ver multitud de monedas en un corto espacio de tiempo, y de este modo adquirir en meses una habilidad que antes precisaba de toda una vida para ser conseguida.

Ciertamente, en este capítulo poco más tenemos que decir, y el coleccionista novel únicamente sacará provecho de las imágenes que lo ilustran, si las toma como punto de partida para empezar a entrenar ese "sexto sentido" que solo adquirirá con el paso del tiempo.

Empecemos con estos cinco denarios imperiales, donde compararemos ejemplares auténticos con copias obtenidas mediante cuños falsos.

Fijémonos no solo en el estilo de los retratos, sino también en el acabado de las grafilas, en la apariencia de las letras y en la uniformidad general de la moneda, ya que todo en ellas es característico de las monedas procedentes de sistemas de acuñación modernos.

 

Imagen 4.1.  Imagen superior, denario falso procedente de un cuño moderno de Galba. Colección GS. Imagen inferior denario auténtico de Galba. Fotografía cortesía CNG.

 
 

Imagen 4.2.  Fotografía superior, denario falso procedente de un cuño falso de Clodio Albino. Colección Mapila. Fotografía inferior, denario auténtico de Clodio Albino. Fotografía cortesía Numismatik Lanz.

 
 

Imagen 4.3.  Fotografía superior, denario falso procedente de un cuño falso de Octavio. Colección Mapila. Imagen inferior, denario auténtico de Augusto. Cortesía de Numismatica Ars Classica.

 
 

Imagen 4.4.  Fotografía superior, denario falso procedente de un cuño falso de Marco Antonio y Cleopatra. Colección Rosae. Imagen inferior, denario auténtico de Marco Antonio y Cleopatra. Fotografía cortesía de CNG.

 
 

Imagen 4.5.  Fotografía superior, denario falso procedente de un cuño falso de Brutus. Colección Numisma. Imagen inferior, denario auténtico de Brutus subastado por CNG en 2004. Fotografía cortesía CNG.

Dado que en muchas ocasiones los cuños falsos son puestos en evidencia por la falta de similitud de los retratos con el estilo original, veamos ahora diversos ejemplos que servirán para ilustrar este punto.

 Algunos de ellos muy alejados del estilo original:

 
 

Imagen 4.6.  Busto de Augusto en un denario falso acuñado en el que se aprecia un extraño estilo (Colección Mapila), comparado con tres denarios auténticos del mismo emperador. (Cortesía CNG y Lanz).

 
 
 

Imagen 4.7.  Denario de Julio César falso por acuñación (Colección Numisma), comparado con tres denarios auténticos. (Cortesía CNG y Lanz).

 
 
 

Imagen 4.8.  Busto en un denario falso acuñado de Pertinax (Colección Turrinus), comparado con tres denarios auténticos. (Cortesía CNG y Lanz).

 
 
 

Imagen 4.9.  Detalle del busto de Plotina de un denario falso acuñado de Lipanoff (Colección Mapila), comparado con tres denarios auténticos. (Cortesía CNG).

 
 
 

Imagen 4.10.  Busto de Neptuno en un denario falso acuñado de Sexto Pompeyo (Colección Numisma), comparado con tres denarios auténticos. (Cortesía CNG, Colección Orgelia y cortesía Lanz).

Y otros extremadamente similares, como es el caso de este denario republicano de Gens Sulpicia.

 
 
Imagen 4.11.  Busto de un denario falso de Gens Sulpicia procedente de un cuño falso de Lipanoff.
Colección Siredv.

Para concluir, fijémonos en estos ejemplos, donde las letras o la grafila también reflejan un estilo muy alejado del original; son demasiado redondeadas, demasiado perfectas, demasiado uniformes.

 

Imagen 4.12.  Detalle de las letras en un denario falso acuñado de Marco Antonio, muy alejadas del estilo habitual. Colección Numisma.

 
 
Imagen 4.13.  Grafila demasiado perfecta en un denario falso acuñado de Pescenius Niger.
Colección Turrinus.

En resumen; la detección de monedas falsas por acuñación cuyos cuños han sido elaborados artesanalmente, se basará en incoherencias en su estilo, y en un plano más general y a nivel microscópico, podrá detectarse cualquier moneda falsa acuñada por las características propias de una acuñación moderna, tal y como iremos viendo a lo largo de esta guía.

 

Capítulo anterior (3)     Capítulo siguiente (5)