Página Principal

Lista de Emisores:  A-D  E-M  N-Z

PERTINAX
Leyendas más comunes del anverso
 DIVVS PERTIN PIVS PATER
 DIVVS PERT PIVS PATER
 IMP CAES P HELV PERT
 IMP CAES P HELV PERTIN AVG
 IMP CAES P HELV PERTINAX AVG    


PERTINAX

Abreviaturas:  A-F  G-O  P-X

 


 

 Publio Helvio Pértinax, hijo de un mercader de madera llamado Helvius Succesus, nació en un lugar incierto, cerca de los Apeninos, en 126 d.C. Dejó el negocio de su padre, dedicándose inicialmente a las letras para finalmente abrazar la carrera militar que desempeñó brillantemente en Partia, Britania y Nórica.

 Por su ejemplar conducta militar, fue nombrado Senador por Marco Aurelio, luego Pretor y por último Cónsul, después, llamado desde lejanas tierras por Cómodo, desempeñó el cargo de Perfecto de Roma con la mas estricta integridad.

 El 1 de enero de 193 d.C. los conspiradores que asesinaron a Cómodo buscando un hombre honrado para ocupar el poder repararon en Pértinax y aunque inicialmente él declinó la oferta, poco después, aceptó el fatal regalo del poder tan sólo a regañadientes y finalmente, fue aclamado por la multitudes y confirmado en el cargo por el Senado.

 Los objetivos del emperador sexagenario eran la restauración de la antigua disciplina y también de las exhaustas arcas del tesoro público, dando ejemplo de frugalidad con su propia persona. Fueron precisamente estas medidas encaminadas al bienestar público las que acarrearon a Pértinax la animadversión de los pretorianos, deseosos de seguir actuando sin ningún freno, como en el reinado de su antecesor, Cómodo.

 El 28 de marzo del año 193 d.C., un puñado de estos militares indignos asesinó al venerable anciano de sesenta y seis años que había reinado tan sólo ochenta y siete días y proclamaron que el trono imperial había sido puesto en subasta. El senador Didio Juliano como mejor postor, fue aclamado como emperador.

 El Senado y el pueblo lamentaron la muerte del virtuoso y honesto emperador y le rindieron honores de deificación en su funeral, pero el nuevo emperador no fue aceptado popularmente, por lo ignominioso de su ascenso, y los ciudadanos romanos pidieron que Pescenio Níger (gobernador de Siria) ocupara el trono. Mientras, las tropas de Britania proclamaron emperador a Clodio Albino y simultáneamente las tropas de Panonia aclamaron a su Prefecto, Septimio Severo.

 Muerto Didio Juliano, pronto ocuparía el trono Septimio Severo, adoptaría el nombre de Pértinax, en recuerdo de dicho emperador y tras vencer a las tropas de Pescenio Níger y Clodio Albino, puso fin a una guerra civil que había comenzado después de muerto Cómodo.

 

 

 Volver a la página de Pértinax