Página Principal

Lista de Emisores:  A-D  E-M  N-Z

JULIA DOMNA
Leyendas más comunes del anverso
 
 DIVA IVLIA AVGVSTA
 IVLIA AVGVSTA
 IVLIA DOMNA AVG
 IVLIA PIA MATER CASTR     
 IVLIA PIA FELIX AVG
 

 

JULIA  DOMNA

Abreviaturas:  A-F  G-O  P-X

 


 

 Julia Domna, hija de Julio Basiano (sacerdote del Sol en Emesa) y hermana de Julia Maesa, fue oriunda de Emesa (Siria). Se desconoce el año exacto de su nacimiento, si bien debió ser sobre el 170 d.C., murió en Antioquia el 217 d.C. 

 Se trasladó a Roma siendo muy joven y sobre el 187 d.C., convirtiéndose en la segunda esposa del emperador Septimio Severo, siendo posteriormente, la madre de los futuros emperadores Caracalla (188) y Geta (189).

 Famosa por su inteligencia, mujer brillante y de un alto nivel cultural, a la que Septimio Severo y también su hijo Caracalla, consultaron frecuentemente en asuntos de importancia relativos al imperio. Se rodeó de intelectuales y filósofos (Filóstrato, Diógenes Laercio, Elieno) y  entre los años 193 y  217 d.C., fue una de las personas más poderosas del Imperio, ya que mientras su marido, el emperador Septimio Severo, estaba combatiendo contra los rebeldes o los rivales en cualquier esquina del Imperio, ella gobernaba y administraba en Roma.

 Después de la muerte de Septimio Severo, Julia Domna intentó sin éxito apoyar a su hijo menor Geta, pero Caracalla acabó asesinando a su hermano Geta logrando ser el único emperador. Caracalla también dio a Julia Domna una amplia participación en el gobierno del Imperio, manteniéndose ambos fieles a los principios anti-senatoriales establecidos por Septimio Severo. 

 En el año 217, tras el asesinato de su hijo Caracalla, su poder comenzó a decaer y fue deportada por Macrino a Antioquia (antiguamente Siria, hoy región de Turquía), desde donde intentó agrupar tropas para rebelarse contra Roma, sin conseguirlo, por lo que acabó suicidándose, por una abstinencia voluntaria de comida. 

 Fueron acuñadas monedas a su nombre tanto por su esposo, Septimio Severo, como por su hijo Caracalla. Posteriormente, también fueron acuñadas monedas póstumas conmemorativas por su nieto, Heliogábalo. Los Severo fueron la primera dinastía en el Imperio Romano en acuñar monedas a todas las mujeres de su familia, esposas, madres y abuelas.

¿Deseas profundizar?   Prueba este link

 

 Volver a la página de Julia Domna