Página Principal

Lista de Emisores:  A-D  E-M  N-Z

ANTONINO PÍO
Leyendas más comunes del anverso

 ANTONINVS AVG PIVS
 ANTONINVS AVG PIVS COS
 ANTONINVS AVG PIVS P P
 ANTONINVS AVG PIVS P P COS III
 ANTONINVS AVG PIVS P P COS IIII
 ANTONINVS AVG PIVS P P IMP II
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XI
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XII
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XIII
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XIIII
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XV
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XVI
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XVII
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XVIII
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XVIIII
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XX
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XXI
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XXII
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XXIII
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XXIIII
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P COS II
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P COS III
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P COS IIII
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XI
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XII
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XIII
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XIIII
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XV
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XVI
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XVII
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XVIII
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XIX
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XX
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XXI
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XXII
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XXIII
 ANTONINVS AVG PIVS P P TR P XXIIII
 ANTONINVS AVG P P TR P XX
 ANTONINVS F XII
 ANTONINVS F XVI
 ANTONINVS F XVII
 ANTONINVS F XXII
 DIVVS ANTONINVS
 IMP ANTONINVS AVG COS
 IMP ANTONINVS AVGVSTVS
 IMP CAES AEL ANTONINVS AVG
 IMP CAES AELIVS ANTONINVS AVG
 IMP CAES T AEL ANTONINVS AVG PIVS P P
 IMP CAES T AEL HADR ANTONINVS AVG PIVS P P
 IMP CAES T AEL HADRI ANTONINVS AVG PIVS
 IMP CAES T AEL HADRI ANTONINVS AVG PIVS P P   
 IMP T AEL CAES ANTONINVS
 IMP T AEL CAES ANTONINVS AVG
 IMP T AEL CAESAR HADR ANTONINVS
 IMP T AEL CAES HADR ANTONINVS
 IMP T AEL CAES HADRI ANTONINVS
 IMP T AELIVS CAESAR ANTONINVS

 

 

 

 

 

ANTONINO PÍO

 

 

 

 

Abreviaturas   A-F  G-O  P-X

 


 

 Tito Aurelio Fulvio Boionio Arrio Antonino, nació en Lanuvium (actual Lanuvio, Italia) el 19 de septiembre del año 86. Pertenecía a una importante familia de rango consular, proveniente de Nimes / la Galia (actual Francia) y gobernó con el nombre de Tito Elio Adriano Antonino Pío.

 Su abuelo por parte paterna, T. Aurelio Fulvio había servido dos veces como cónsul, y también como prefecto de la ciudad. Su padre Aurelio Fulvio, también había sido nombrado cónsul. Su madre era Arria Fadila, de la cual había heredado importantes industrias de fabricación de ladrillos. Su abuelo materno Arrio Antonino, también había servido como cónsul por dos veces.  Antonino, fue criado en Lorium, en la vía Aurelia, donde él construyó mas adelante un palacio. De su vida antes de ser nombrado emperador no se conoce gran cosa. Se sabe que fue nombrado para los cargos de cuestor en el año 112, y para el cargo de pretor en el 117. Llegando en el año 120 a cónsul. Entre el 110 y el 115, Antonino se casó con Annia Galeria Faustina, la hija de M. Annio Vero. Annia también era propietaria de otras importantes industrias de fabricación de ladrillos. Posteriormente, entre el 133 y el 136 sirvió como procónsul de Asia. Fue introducido por Adriano en el Consejo Imperial.

 En el año 138, tras la muerte de Elio Vero (el sucesor del emperador) fue adoptado por Adriano y le nombró su sucesor, compartiendo el poder proconsular y el tribunicio. Antonino adoptó a cambio a L. Vero y al sobrino de su esposa, M. Antonino (el futuro Marco Aurelio). En el mismo año y tras la muerte de Adriano en la estación termal de Baiae (Baia), fue nombrado emperador.

 A la muerte de Adriano, Antonino supervisó el regreso del cuerpo del emperador a la ciudad de Roma y el posterior enterramiento de este en su tumba imperial (actualmente Castillo de Sant'Angelo), mandó establecer un sacerdocio y contra la oposición del Senado deificó a Adriano. Este acto le valió el título por parte del Senado de Pío (piadoso), siendo el único honor de todos los que le propusieron que no rechazó.

 Antonino devolvió toda la parte de Italia del "coronarium del aurum" (dinero dado por su ascensión al trono) y la mitad entregada por las provincias. Después de unos principios tensos con el Senado debido a la deificación de Adriano, las relaciones volvieron a ser cordiales, restableciéndose la armonía entre emperador y Senado. Al contrario que su predecesor, Antonino, hombre tranquilo y moderado, prefirió quedarse en Roma y gobernar el Imperio con cautela, logrando unos tiempos de paz y prosperidad inusuales.

 Durante su reinado donó grandes sumas de su fortuna personal para producir espectaculares juegos y repartió mucho dinero entre el pueblo y el ejercito. También utilizó dinero de su propio fondo para distribuir aceite, grano y vino en tiempos de hambruna, así como para ayudar en las reconstrucciones de edificios y ciudades devastadas por el fuego, inundaciones o terremotos. Respetó los derechos del Senado y toleró las actividades de cristianos y judíos.

Aumentó y potenció el Consejo Imperial como apoyo consultivo del emperador, especialmente en el campo legislativo, interesándose particularmente en los derechos individuales, por ejemplo:
 -Dictó leyes para favorecer a las familias pobres.
 -Dictó una ley para tratar el problema de la mujer infiel: la mujer infiel no podía ser perseguida por adulterio por su marido si este no demostraba previamente que él había sido absolutamente fiel.
 -Prohibió el maltrato de esclavos. Si un amo causaba la muerte de uno de sus esclavos era acusado de homicidio. Si lo maltrataba, debía venderlo.

 También redujo los impuestos y aminoró los gastos del Estado licenciando a miles de funcionarios. Al contrario que sus predecesores Trajano y Adriano, Antonino no se dedicó a las grandes construcciones de edificios y monumentos, en su faceta constructora se dedicó a reformar y reparar las construcciones ya hechas, como el Coliseo, así como a acabar las que había comenzado su predecesor. En las provincias reparó las carreteras y renovó diversos puertos, así como los templos de su ciudad natal Lanuvium. Su forma de llevar las finanzas del imperio consiguió que el tesoro público se encontrase tan repleto y saneado como nunca lo había estado anteriormente. A la muerte de su esposa Faustina y en su memoria, creó una nueva institución, las "puellae Faustinianae", con el trabajo de educar y dotar a niñas necesitadas.

 Antonino, preservó la paz en las fronteras, no obstante estas eran extensas, y débilmente vigiladas convirtiendo cualquier amenaza en un posible desastre. Gran amante de la paz, prefería solucionar las disputas con diplomacia. No obstante, no pudo evitar tener algunos conflictos en sus fronteras. En el año 141 en Britania los Brigantes iniciaron un levantamiento, tras su derrota y la derrota del levantamiento de las poblaciones de la Baja Escocia, entre el año 140 y el 142, se construyó una muralla  (que llevaría el nombre del emperador) al igual que la construida anteriormente por Adriano. Hubo también algunos problemas en las frontera de Germania, así como en el frente oriental, con Vologeses II (rey de los partos) que fueron resueltos. Reprimió los conflictos con los Alanos y las revueltas en Egipto así como los amotinamientos de los judíos.

 Aunque el emperador Adriano había dejado establecida la sucesión de Antonino Pío realizó algunos cambios importantes en beneficio de su pariente Marco Aurelio. Para solucionar los problemas de su sucesión, Antonino rompió el compromiso de Marco Aurelio con Ceyonia Fabia, hija de Elio César, y lo comprometió con su propia hija Annia Faustina, rompiendo el compromiso de ésta con Lucio Vero. Poco a poco, se fueron clarificando sus preferencias hacia Marco Aurelio por encima de Lucio Vero.

 El 7 de marzo del año 161 d.C., Antonio Pío murió en su palacio de Lorium (Etruria) siendo sucedido por Marco Aurelio. Antonino Pío fue deificado por el Senado y sus hijos adoptivos erigieron una columna de granito rojo en su honor en el campo de Marte. La base de mármol se conserva en nuestros días en el Vaticano e incluye una imagen esculpida de Antonino y Faustina. 

 

 

 Volver a la página de Antonino Pío