¿ES FALSO MI DENARIO?
Guía para la autentificación de las monedas de plata de la Antigüedad

 
AGRADECIMIENTOS
 

A todos y cada uno de los participantes en el foro de denarios.org, que con sus ánimos constantes han conseguido que los malos momentos se superaran con fuerzas renovadas. Y de un modo especial a:

A "Siredv", administrador de denarios.org, por prestarme sus monedas falsas, pero sobre todo, por apoyarme desde el principio y animarme en este proyecto. Sin él estas páginas nunca hubieran visto la luz.

A "Mapila", magistral creador de Tesorillo.com y forero de denarios.org, por su incesante e incondicional apoyo desde el primer día, por su humildad al enseñar, y por su amabilidad y acierto al prologar esta guía.

A "Mononcio" de denarios.org, por sus monedas, pero sobre todo por su buen humor, sus siempre acertados consejos, sus fantásticos versos y su amistad, de cuya autenticidad no existen dudas.

A "Durmius", administrador de denarios.org, quien desde la distancia ha estado siempre muy próximo para ayudarme, por sus monedas falsas desaparecidas y por sus inmejorables consejos gastronómicos.

A "Tito Labieno", por dejarme sus Domicianos, compartir conmigo largas charlas de monedas, paellas y sesiones de microscopio.

A "Birlibirloque" de denarios.org, profesor de categoría y miembro destacado del "Comité de Sabios", que me ha echado una mano siempre que lo he necesitado.

A "Rosae" de denarios.org, por su apoyo incondicional, por ser mi más severo crítico... ¡y por conseguir que Nerón sonriera!

A "Terkakom" de denarios.org, que no me ha dejado denarios falsos porque no los tenía, pero me ha traído los mejores "boletus".

A "Numisma" de denarios.org, por su apoyo constante, su consejo siempre oportuno y por prestarme sus monedas falsas.

A "Ricardo" de denarios.org, por echarme una mano con el retoque de imágenes.

A "Turrinus" de denarios.org, por prestarme su bonita colección de monedas falsas para mi trabajo, y por asesorarme sobre tortugas.

A "Maximus" de denarios.org, por sus monedas. Lamento que aquellas fueran falsas, por ser de quien eran.

A "Nan00man" de denarios.org, por ponerme en contacto con el lado oscuro de la fuerza, y por sus pacientes explicaciones.

A "Citrus" de denarios.org, por prestarme sus denarios justo cuando más los necesitaba.

A "Futenbla" de denarios.org por prestarme sus monedas.

A "Turirricino" de denarios.org, por su apoyo incondicional, por su simpatía constante y por prestarme sus denarios.

A "Dagonco" de denarios.org, por dejarme sus monedas.

A "Mikalet" de denarios.org, por sus denarios.

A "Evander" de denarios.org, por su apoyo constante e incondicional. Espero no haberte defraudado.

A "Sergio" de denarios.org, por dejarme sus monedas.

A "Orgelia" de denarios.org, por enviarme fotografías de sus increíbles denarios.

A David R. Sear y a la editorial Spink por su gentileza al permitirme utilizar las imágenes de su libro "Roman Imperial Coins and Their Values".

A Roma Numismatics LTD por su gentileza al permitirme publicar una fotografía de su propiedad.

Al Dr. Hubert Lanz (Numismatik Lanz) por la atención de cederme incondicionalmente el uso de sus bases de datos.

A CNG (Classical Numismatic Group, Inc.) por su amabilidad al permitirme utilizar todas las fotografías de sus bases de datos.

A NAC (Numismatica Ars Classica) por su permiso para disponer libremente de sus fotografías.

A Tory Freeman, de Freeman & Sear por su simpatía y su permiso para publicar fotografías de la Manhattan Sale I.

A Numismática Soler i Llach por su gentileza al permitirme publicar una fotografía de su propiedad.

A D.F. Grothojann por permitirme usar libremente sus fotografías y desearme mucha suerte en mi trabajo.

A Germán R. Fuentes Romero, de la empresa Microfusión-online, quien se prestó a clonarme mi denario de Septimio Severo, por sus explicaciones sobre micro-fusión y por ayudarme en esta guía con su magnífico trabajo.

Al falsificador que no conozco, pero que sabiendo lo que hacía se prestó a clonarme mi denario de Maximino, con la esperanza de que sus colegas no se lo tengan en cuenta… y de que cambie de profesión.

A mi hijo Ricardito, por interesarse por mis denarios… para hacer trenecitos.

A mis hijas Silvia, Marta y Miriam, que con su alegría y cariño constante me han animado siempre. Y por poner cara de interés cuando les hablo de monedas... una y otra vez.

Y a Gemma, mi mujer y mi especialista en informática, por todas las horas que ha pasado frente al ordenador montando este libro. Con todo mi cariño.

Carlos Traver Fábrega
Barcelona, septiembre de 2011