TEODOSIO  I
EL GRANDE

Flavius Theodosius

 

 

Flavio Teodosio I nació en 346, en Cauca / Hispania (actual Coca / Segovia), siendo hijo del prestigioso general (también de origen hispano) del mismo nombre, quien bajo Valentiniano I y su hijo Graciano, obtuvo importantísimos éxitos militares en diversas operaciones, siendo particularmente famosa su actuación contra Firmo y sus sublevados en Africa, en 373.

Teodosio siguió la carrera militar como su padre, siendo desde joven un destacado líder que pronto mostraría sus excepcionales dotes en las campañas contra los sármatas (374). Pero su padre fue víctima de un complot y él tuvo que volver a Hispania (376), retirándose a la vida privada. Sería por breve tiempo, Graciano confiaba en el prometedor general y le puso al frente de un ejército en Hispania, con el cual repelió a los visigodos.

Los godos se habían hecho fuertes dentro de las fronteras y en la batalla que tuvo lugar en Hadrianopolis (Thracia), el ejército romano fue aniquilado casi por completo (378), el propio emperador Valente halló la muerte y momentáneamente la porción oriental del Imperio quedó en manos de Graciano, quien rápidamente llamó en su ayuda a Teodosio. El efecto desmoralizador de esta grave derrota militar fue un escalón más en la inexorable caída del Imperio Romano, si bien la llegada al poder en Oriente de Teodosio I y sus importantes éxitos militares contra los godos, solucionarían temporalmente la situación.

En enero 379, el emperador Graciano le elevó al rango de Augusto, confiándole el gobierno de los ricos territorios orientales. Teodosio I firmó -junto con Graciano- varios tratados federativos (foedus) con godos y alanos, pueblos a los que permitieron establecerse en la provincia de Pannonia.

Teodosio gobernó largos años ostentando escasos títulos [1]:

AVGVSTVS Enero 379
CONSVL 380 (I), 288 (II) y 293 (III)

Controlada la situación en las fronteras, en Occidente se levantó Máximo, un poderoso usurpador que dio muerte a Graciano (383). Valentiniano II (hermanastro de Graciano) accedió al trono pero se encontró con una situación comprometida, la mayoría del Imperio de Occidente estaba en manos del usurpador Magno Máximo, y cuando éste decidió invadir Italia (387), el joven emperador tuvo que huir para refugiarse en la corte de Oriente. Teodosio I hizo suya la causa del emperador de Occidente y al año siguiente (388) marchó contra el usurpador, al que derrotó y dio muerte, restituyendo a Valentiniano II como emperador único de Occidente.

Teodosio I permaneció en Occidente hasta 391, dejando a Arbogastes (uno de sus generales, de origen bárbaro pero de gran prestigio) como protector del joven emperador. En ese periodo, influido por el patriarca de Mediolanum, el emperador prohibió todo culto pagano, decretando el cristianismo como la religión única del Imperio, los antiguos templos fueron cerrados y los Juegos Olímpicos prohibidos.

Víctima de una conjura palaciega posiblemente instigada por el propio Arbogastes, el emperador de Occidente (Valentiniano II) fue asesinado en mayo de 392. Los conspiradores proclamaron a Eugenio como nuevo emperador por lo que Teodosio I tuvo que volver con sus tropas para resolver los asuntos de Occidente una vez más. Después de varias luchas encarnizadas, Teodosio resultó victorioso en una batalla cerca de Aquileia (sep. 394), el usurpador Arbogastes se suicidó y el emperador títere fue ejecutado.

El Imperio Romano había quedado unido de nuevo, pero pocos meses después, en enero de 395, el último gran emperador romano moría en Mediolanum victima de una enfermedad. La sucesión estaba garantizada, Teodosio I había tenido dos hijos de su primera esposa Elia Flacila: Arcadio, que fue nombrado Augusto en enero de 383, y Honorio que lo había sido en enero de 393. Con su segunda esposa Gala (hija de Valentiniano I) tuvo además una hija, Gala Placidia.

A la muerte de Teodosio el Imperio quedó definitivamente escindido en dos partes: Occidente bajo su hijo Honorio y Oriente al mando de Arcadio. Nunca más volvería a reunificarse.

Para algunos historiadores, Teodosio I fue el último emperador digno de tal nombre. Con su muerte, finaliza la historia del Imperio Romano de Occidente y comienza la de su caída bajo las armas bárbaras. El Imperio Romano de Oriente, más conocido como Imperio Bizantino, perduraría casi mil años, hasta la toma de su capital por los turcos en 1453.


[1] Titulaturas según indica J. M. Iglesias y J. Santos, en su libro:
"Vademecum para la epigrafía y numismática latinas" (Santander 2002)

 

Aelia Flaccilla  |  Anastasius I  |  Anthemius  |  Arcadius  |  Avitus  |  Basiliscus  |  Bonifatius  |  Conmemorativas  |  Constans  |  Constantia
Constantinus I  |  Constantinus II  |  Constantius Gallus  |  Constantius II  |  Crispus  |  Decentius  |  Delmatius  |  Eudocia  |  Eudoxia
Eugenius  |  Fausta  |  Flavius Victor  |  Galla Placidia  |  Gratianus  |  Hannibalianus  |  Helena  |  Honorius  |  Iohannes  |  Iovianus
Iulianus II  |  Iulius Nepos  |  Leo I  |  Libius Severus  |  Licinius I  |  Licinius II  |  Magnentius  |  Magnus Maximus  |  Maiorianus
Marcianus  |  Martinianus  |  Maximus  |  Nepotianus  |  Priscus Attalus  |  Procopius  |  Pulcheria  |  Theodora  |  Theodosius I
Theodosius II  |  Valens  |  Valentinianus I  |  Valentinianus II  |  Valentinianus III  |  Valerius Valens  |  Verina  |  Vetranio  |  Zeno  |  Zenonis

Cuadro general de gobernantes del Bajo Imperio Romano